Logo El Castañero
Del arbol a tu boca

Del árbol a tu boca

Nuestro sistema de trabajo se basa en la adquisición de las castañas directamente al agricultor en el lugar de origen.

Cuando el fruto se encuentra a mitad de maduración, El Castañero se desplaza hacia estas zonas para comprobar la evolución y la calidad de las castañas para adquirirlas en óptimas condiciones en la época de recolección. En esta fase, comprobamos el estado sanitario del fruto y nos aseguramos de que al comienzo de la campaña de venta tendremos castañas en la cantidad y calidad adecuadas, objetivo principal de El Castañero.

Una vez recogida, la castaña se transporta directamente a nuestro almacén situado en la localidad de Alesón (La Rioja). Es aquí donde son cribadas y separadas por tamaños para que el cliente pueda adquirir en todo momento el producto que se le acerca más a sus necesidades.

Las castañas son almacenadas en cámaras frigoríficas, con objeto de preservar su humedad, sabor y valor alimenticio. En todo el proceso de conservación y transporte mantenemos las condiciones de humedad y temperatura adecuadas, sin añadir al producto ningún tipo de conservantes u otras sustancias químicas, manteniendo unas castañas totalmente naturales y de un sabor exquisito.

Ofrecemos al cliente las castañas de dos maneras diferentes, picadas o sin picar.

Durante el proceso del picado, se practica un corte preciso en la piel de la castaña para que no estallen en el momento del asado. Finalmente, una vez picadas, son de nuevo seleccionadas de manera manual y rigurosa por personal de la empresa. De esta manera, el trabajo de los castañeros en los puntos de venta se hace más cómodo y las castañas se asan en perfectas condiciones.

Las castañas que se venden sin picar, son también seleccionadas de manera exhaustiva para que el cliente las adquiera en óptimas condiciones.

Dado que la castaña es un alimento natural y se asa de manera manual, no podemos garantizar siempre una calidad idéntica, pero sí hacemos todo lo que está en nuestras manos para ofrecer el producto en las mejores condiciones para su consumo. Si alguna vez no fuera de su agrado, no dude en ponerlo en conocimiento del asador, el cual atenderá su observación.

En resumen, nuestro trabajo se basa en la búsqueda de la calidad, la adquisición de la materia prima allí donde se produce y la incorporación de tecnología, junto a mano de obra especializada durante las fases que conforman la cadena productiva.